martes, 11 de agosto de 2015

PASTEL DE ZANAHORIA.


La "carrot cake" o pastel de zanahoria lleva como ingrediente estrella  la zanahoria. Fue muy popular en Gran Bretaña en la época de la II Guerra Mundial, los racionamientos de productos como el azúcar, obligo a que las amas de casa ingeniasen sustitutivos del mismo para elaborar los bizcochos. Es un pastel con mucho colorido y un potente sabor ,que combinado con un glaseado o crema de queso, hace las delicias de cualquier persona.



INGREDIENTES


(Para el bizcocho)

  • 3 huevos
  • 300 gramos de zanahoria rallada
  • 50 gramos de almendras peladas tostadas o nueces.
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 200 gramos de harina normal
  • 50 gramos de Maicena (harina de maíz)
  • 125 mililitros de aceite de oliva suave o aceite de girasol.
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 1 cucharadita pequeña (de café) de canela, jengibre y nuez moscada.


(Para el Glaseado )

  • 40 gramos de mantequilla
  • 120 gramos de queso cremoso
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 150 gramos de azúcar glass (polvo)


MODO DE ELABORACIÓN

Del bizcocho.

Primero. Pelar, lavar y rallar las zanahorias. Reservar.



Segundo. En un bol colocar los huevos, el azúcar y el aceite. Ayudándonos de unas varillas eléctricas batiremos hasta obtener una masa espesa y cremosa.




Tercero. Añadiremos a la mezcla las zanahorias ralladas y las almendras en trozos grandes.



Cuarto. Añadiremos previamente tamizada, la harina, la levadura y las especias. Con una cuchara y con movimientos envolventes iremos mezclando los ingredientes secos con el resto . Cuando esté todo bien integrado , engrasaremos y enharinaremos un molde de 18 centímetros , y colocaremos la mezcla. Es mejor utilizar un molde pequeño, así el corte del pastel es más grande y bonito.




Quinto. Hornearemos el bizcocho , a 180 grados, una hora y cuarto, aproximadamente. Cuando ya esté hecho, sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos. Reservamos.







Del glaseado.

Primero: pondremos en un bol la mantequilla blanda, el queso fresco y la ralladura de limón. La trabajaremos con unas varillas eléctricas hasta que la mezcla quede ligeramente esponjosa. Añadiremos poco a poco, mientras vamos batiendo, el azúcar glas. En cuanto al queso, ha de ser tipo Mascarpone, Filadelfia, o tipo cremoso. Mejor que no sea salado.





Segundo: cuando el bizcocho esté frío, lo partiremos en dos discos. Rellenaremos con el glaseado. Cubriremos con el disco superior y decoraremos ayudándonos de una manga pastelera. Para dar color , se puede rallar zanahoria y esparcirla por el plato.

Es un pastel que debe guardarse en la nevera para evitar que se estropee el glaseado. Fijaros que bonito es el corte de este pastel, el color zanahoria contrasta con el color crema del glaseado de limón y queso. Os lo aseguro, es un auténtico placer.

Nota: Las recetas de este  tipo de pasteles suelen llevar mucho azúcar y harina, he reducido al mínimo las cantidades de estos ingredientes para darle una textura un poco más ligera.




Buen provecho!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar