MAGDALENAS CASERAS

Estas Magdalenas o madalenas caseras están elaboradas con huevo, azúcar, leche, aceite y harina; llevan ralladura de limón y un toque de vainilla concentrada para potenciar su sabor.










INGREDIENTES
(Para unas 12 unidades, aproximadamente)

·        125 gramos de huevo
·        175 gramos de azúcar
·        60 mililitros de leche
·        190 ml de aceite de oliva suave.
·        210 gramos de harina de repostería
·        7 gramos de levadura de repostería
·        Ralladura de limón
·        Una cucharada de café de vainilla concentrada
·        Un pellizco de sal




También necesitarás cápsulas de papel y un molde para magdalenas.


MODO DE ELABORACIÓN.

Esta receta de magdalenas está inspirada en la receta del famoso panadero Xavier Barriga, en concreto, está extraída de su libro “Bollería”. Tengo otros dos, el de “Tortas y Cocas” y el de “Pan”.  Los tres son maravillosos y están muy bien desarrolladas las recetas.  En esta ocasión he seguido la receta pero he sustituido la canela por vainilla concentrada.
Para hacer esta receta he utilizado el robot de repostería.


Primero.  Batir los huevos y el azúcar. Sacamos los huevos una hora antes de la nevera para que estén a temperatura ambiente. Los cascamos, pesamos y ponemos en el bol del robot junto con el azúcar. Batimos a velocidad media hasta que se forme una masa esponjada. 

Nota: La cantidad de huevo puede equivaler , según la medida, a 2 o 3 huevos.



Segundo. Incorporamos los líquidos.  A velocidad lenta vamos incorporando la leche (que no esté fría), poco a poco, hasta que esté integrada. Después añadimos el aceite, poco a poco, mientras vamos batiendo. Al final la vainilla.

Nota: La vainilla concentrada que le he puesto es la de la casa Home Chef. Suelen venderla en tiendas especializadas de repostería como , por ejemplo, la tienda "Gadgets".


Tercero. Incorporamos los sólidos.  Mezclamos la harina y la levadura, las tamizamos y reservamos. Agregamos la sal y la ralladura de limón. Con el batidor del robot y de forma manual ves mezclando los sólidos a la masa. Hazlo lentamente y con movimientos envolventes hasta que esté totalmente integrado.


Cuarto. Reposo de la masa en la nevera. Tapa el bol donde está la masa con un paño de cocina limpio o plástico de cocina. Deja reposar la masa en la nevera al menos una hora, mejor una noche entera. El motivo de este reposo es para conseguir un copete abultado tan característico de las magdalenas. Los cupcakes, en cambio, no tienen copete, deben ser lo más planos posible para que no resbale el frosting que llevan.


Quinto. Repartimos en cápsulas de papel.  Preparamos las cápsulas de papel que existen de múltiples colores y medidas. En esta ocasión he utilizado la medida estándar. Pondremos las cápsulas dentro de los moldes que venden especial para magdalenas (lo puedes ver en la imagen) y los rellenamos con la masa que hemos sacado de la nevera y hemos removido enérgicamente. Debes llenarla solo las ¾ de su capacidad. Para llenarlas puedes utilizar una cuchara grande, el aparato de hacer bolas de helado o una manga pastelera.

Nota: tanto el molde como las cápsulas las he comprado en tiendas especializadas de repostería.


Sexto. Horneado. El horno debe estar ya caliente a una temperatura de 250 grados centígrados (sin aire). Colocamos la masa en el horno y bajamos la temperatura a 210. Horneamos unos 15 minutos, aproximadamente. No debes abrir el horno para ver si suben o no, esto lo recomiendo para evitar que la masa se baje.


Han quedado preciosas, con un copete muy abultado. El olor que impregna mi cocina después del horneado es delicioso  . Os animo a hacerlas, no volverás a comprar las industriales nunca más. 




Os dejo el vídeo de la receta.






¡¡¡¡Buen provecho!!!!



Comentarios

  1. Muy ricas y con un aspecto formidable, están de escaparate !
    Es uno de mis desayunos preferidos , cuando comienza ya la estación otoñal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mamaa mia q ricas. Anotada la receta
    Besos
    Www.masqueropa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Son de lujo, te han quedado preciosas, con la receta de un especialista y tu buena mano en la cocina, la garantía de buenísimas la llevan grabada.
    bss

    ResponderEliminar
  4. Estas magdalenas con ese copeta sabrán a gloria y sobre todo a repostería casera. Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Buenísimas! Yo las hago a veces y son para mí las mejores!besos

    ResponderEliminar
  6. No sigas Mj, por favor, que me vas a matar de las ganas de salir volando hasta tu casa, jajajaja. Solo imaginar el delicioso olorcito a vainilla, y se me hacen las piernas gelatina, ¡qué cosa más rica, por favor!
    Y que te han quedado perfectas, no hace falta que yo te lo diga, eso lo sabes tú mejor que yo que no me dedico a repostear nada últimamente. Claro que solo, de ver ese fabuloso copete, dan ganas hasta de comprar esa amasadora que hace años le tengo echado el ojo a una, pero que de momento tendré que esperar porque lo máximo que haría con ella, sería limpiarle el polvo, Jajajaja.
    Por cierto, las cápsulas que has utilizado también son muy bonitas, y es que dicen que se come con la vista, y yo creo que es verdad.
    Besitos y gracias por regalarnos esta maravilla.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Hola Mj!! ¡Lo que me gusta a mí unas magdalenas caseras! Lo has dicho bien, que no vuelves a comprarlas porque el sabor te transportan directamente a la infancia, como que los desayunos saben mejor. Sobre todo en invierno, una taza de leche caliente con colacao y mojar en ella una rica magdalena casera, para mí es lo más, ja, ja, ya ves con qué poco me conformo. Con ese toque de canela tienen que estar muy rica, pero el de tu vainilla, no tiene que estar nada, nada mal, un aroma casero y rico igualmente. Una delicia, Mj, me encantan. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Que ricas , quien pillara una para el cafe de la tarde besitos

    ResponderEliminar
  9. I aquí tenim les millors magdalenes del món!!!!!!!!!
    Que maques t'han quedat Mj

    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar
  10. Hola Mª José. Me he alegrado mucho al leer tu comentario después de este tiempo sin apenas actividad en mi blog. Ya se ha acabado la temporada de verano aunque por las temperaturas no lo parezca y toca volver a los campamentos de invierno y retomar de nuevo la rutina. Espero que en este tiempo lo hayas pasado muy bien.
    El aspecto que tienen estas magdalenas es extraordinario. Solo con verlas ya invitan a saborearlas. Tienen que estar exquisitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola! no hay nada mejor que unas magdalenas caseras, y las tuyas son de categoría. Me encantan :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo ricas que estan, en casa siempre hay magdalenas caseras.
    Un besito

    ResponderEliminar
  13. Está tan bien explicado, que no hace falta tener rl libro de Barriga. El resultado, espectacular. Me las guardo, aunque sin azúcar, nada es igual. Besets

    ResponderEliminar
  14. Que a gusto me comía ahora un par, te han quedado fantásticas, menudo copete han sacado.
    Besitos guapísima.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta recibir tu comentario. Gracias . Saludos.

Entradas populares