sábado, 23 de abril de 2016

BOGAVANTE ACOMPAÑADO DE TERRINA DE PATATA Y SALSA DE CAVIAR.


Hoy es un día especial en Barcelona, todo el mundo va y viene con una rosa y un libro en la mano. Celebramos la festividad de Sant Jordi, y por ello como es un día especial os traigo una entrada digna de este día. Se trata de un plato de bogavante con patatas hechas al horno con cebolla pochada y regada con una salsa elaborada con chalota,vino Riesling,crema de leche, cebollino picado y  sucedáneo de caviar. Todo un lujo para nuestros paladares.




INGREDIENTES
(Para 4 personas)

  • 4 bogavantes pequeños o 2 grandes
  • 3 o 4 patatas grandes iguales
  • 4 o 5 cebollas pequeñas de Figueras
  • sal y pimienta blanca


Para la salsa

  • 60 gramos de mantequilla
  • 1 chalota
  • 30 mililitros de vino "Riesling"
  • 30 mililitros de crema de leche o nata líquida para cocinar + 30 mililitros más
  • cebollino (unas hojas)
  • un poco de zumo de limón
  • sucedáneo de caviar
  • sal

MODO DE ELABORACIÓN

Primero. Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en rodajas de 1/2 centímetro, aproximadamente. Las puntas de las patatas no las vamos a utilizar, ya que necesitaremos que sean lo más iguales posibles los trozos . Con un cuchillo les daremos forma cuadrada. Les pondremos sal y un poco de pimienta y las bañaremos con los 30 mililitros de crema de leche. Pondremos al horno previamente calentado a 200 grados centígrados unos 20 o 25 minutos.




Segundo. Mientras tanto pelamos , lavamos y cortamos finamente en juliana las cebollas.Si son de Figueras, mejor, ya que son más dulces. En una sartén ponemos un poco de mantequilla y pochamos la cebolla a fuego bajo , unos 7 minutos. Cuando ya estén con una cuchara vamos colocando la cebolla encima de cada trozo de patata y dejamos que estén en el horno unos 5 minutos más, hasta que las patatas estén hechas. Las sacamos del horno y reservamos.




Tercero. Hacemos la salsa. Pelamos y picamos finamente la chalota. Es un tipo de cebolla más suave y pequeña que las otras, es muy apreciada en la cocina francesa. Si no encontráis este tipo de cebolla utilizar una de Figueras pequeña. En una sartén ponemos a rehogar la chalota con un poco de mantequilla, dejamos que se haga a fuego bajo y poco a poco durante unos 7 minutos aproximadamente, siempre removiendo para que no se nos queme. A continuación , añadimos el vino Riesling y dejamos que se evapore. Continuaremos removiendo.





Nota: El vino "Riesling" es un vino blanco alemán, es fácil encontrarlo en los supermercados LIDL.


Luego le incorporamos la crema de leche y seguimos removiendo unos dos minutos, aproxm. Sacamos la salsa y la pasamos a un bol, pondremos la mantequilla y un chorrito de limón y con una varillas metálicas batiremos la salsa unos dos minutos. Colaremos la salsa o la pasaremos por un chino. Por último le incorporaremos cebollino picado finamente y dos o tres cucharadas de caviar ( sucedáneo).








Nota: Yo he utilizado sucedáneo de caviar, aunque la receta ponía caviar.

Cuarto. Preparación de los bogavantes. En esta receta sólo utilizaremos la parte de la cola y las pinzas. La cabeza la podemos congelar para hacer un buen arroz. Lavaremos y separaremos las cabezas de las colas. Con unas tijeras partiremos el caparazón . En una sartén con un poco de mantequilla y cebollino cortados saltearemos las colas del bogavante. Dejaremos enfriar un poco y le quitaremos la cascara. Ojo, la carne no debe quedar muy hecha. Reservamos.




Nota: Los bogavantes siempre es mejor comprarlos vivos, la carne está más tersa y fresca. Si los introduces unos 10 minutos en el congelador se quedan adormilados y ya los puedes manipular. El tipo de bogavante que he utilizado es el canadiense, es más económico que el de las costa mediterránea. Suele estar entre 12 o 17 € el kilo , en cambio el otro puede estar a 45 o 50 € el kilo.

Quinto. Montaje del plato. Pondremos el bogavante cortado en trozos de tres o cuatro centímetros en el plato. Para formar las terrinas de patatas haremos lo siguiente: tal como se aprecia en la imagen, pondremos una lámina de patata, encima cebolla pochada y taparemos con otra lámina de patatas que sean de la misma forma y medida. En medio del bogavante y la patata pondremos la salsa o sabayón de caviar.

Es un plato muy bueno, de calidad y con ingredientes que no utilizamos cada día, por eso es un plato digno de un día de fiesta.



Esta receta la he sacado de la revista "Hola" de Navidad de hace bastantes años.

Buen provecho!!!!!!


4 comentarios:

  1. Sin duda es un plato de fiesta, dan ganas de presentarse en tu casa por sorpresa, tienes un menú estupendo, sabroso y bien elaboradoro. Te lo copio, me ha gustado muchísimo.
    Que paséis un buen dia. Bss

    ResponderEliminar
  2. que buena pinta!!!y que hambreee me da!!

    ResponderEliminar
  3. hola! desde luego que es especial y de categoría, para la ocasión. Te ha quedado un plato precioso y riquisimo, me encanta! buena semana, un beso :)

    ResponderEliminar

Gracias por participar