domingo, 8 de febrero de 2015

BUÑUELOS DE VIENTO.

Estos buñuelos típicos en época de cuaresma son muy fáciles de hacer y están buenísimos. 




INGREDIENTES

Para la masa

- 250 mililitros de agua embotellada.
- 95 gramos de mantequilla
- 125 gramos de harina.
- 3 huevos grandes (más o menos)
- una pizca de sal
- 15 gramos de azúcar.
- azúcar glas para espolvorear los buñuelos.
- aceite de oliva , bastante para freír. 

(aproximadamente salen entre 35 y 40 buñuelos de viento)




MODO DE ELABORACIÓN.

Primero. Hacer la masa.
Este primer paso es idéntico al de la "pasta choux", la de la lionesas.


En primer lugar, pondremos un cazo con el agua y la mantequilla al fuego. Echaremos una pizca de sal y el azúcar.




Tenemos que esperar a que hierva, en ese momento separaremos el cazo del fuego y echaremos de golpe la harina previamente tamizada.



Es muy importante echarla de golpe y remover con una cuchara  la harina para que se mezcle bien. Esta operación debe hacerse rápidamente , con movimientos de cuchara enérgicos. Enseguida se formara una bola que seguiremos trabajando para que quede bien mezclada. Una vez la masa se despegue de las paredes del cazo, ya podemos parar de remover. Dejaremos que la masa se enfríe un poco. 




 A continuación debemos echar los huevos , uno a uno, a la masa. Lo haremos de la siguiente manera.




Echaremos el primer huevo e iremos removiendo. Parecerá que la masa se va rompiendo en muchos pedazos, no os preocupéis, seguir mezclando. Cuando esté bien incorporado el huevo, echar el otro. Y repetir la operación. Es posible que no necesitemos todos los huevos. Si los huevos son pequeños , con estas cantidades se ponen cuatro, si son medianos , tres y si son muy grandes, dos y 3/4.



¿Cuándo podemos saber que la masa está preparada? Pues, cuando al levantar la espátula o cuchara la masa se desprenda con cierta dificultad. NO HA DE QUEDAR LIQUIDA, no subiría en el horno.


Ha de quedar así .


Segundo. Freír los buñuelos.

Pondremos una sarten al fuego con suficiente aceite de oliva para freír los buñuelos.

Ayudándonos de dos cucharas de postre iremos cogiendo la masa del cazo , les daremos forma y cuando el aceite esté caliente la pondremos en la sarten.


Los pondremos en tandas de seis o siete buñuelos. Os recomiendo utilizar sartenes de diámetro pequeño , así las podremos llenar de aceite hasta su máxima capacidad favoreciendo que se frían mejor los buñuelos.



Lo característico de estos buñuelos es que ellos solos se dan la vuelta , no es necesario darles tu la vuelta. Es muy curioso, pero es así.  Yo a veces me pongo nerviosa pensando que no se van a dar la vuelta y que se pueden quemar...pero al final se la dan.

Veis , cuando adquieren este color doradito ya están fritos, con una espátula metálica los sacaremos y los pondremos a escurrir en papel de cocina.



Han quedado bien redondos y dorados, perfectos.



Les he espolvoreados azúcar glas por encima .... y listos para ser degustados.

Han quedado preciosos y os aseguro que estaban buenísimos.



Estos buñuelos se pueden rellenar de crema pastelera, nata y trufa.


También se puede deshacer chocolate y tirarlo por encima de los buñuelos o se puede preparar una buena taza de chocolate con una nube de nata para acompañar los buñuelos.



Buen provecho!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar